Capitulaciones Matrimoniales Madrid

Cuando dos personas contraen matrimonio, el régimen económico que se establece por defecto en España es el régimen de sociedad de gananciales. Excepto en Cataluña y Baleares, donde se mantiene la separación absoluta de bienes que seguirá vigente durante la duración del matrimonio. Lo establece así el artículo 1316 de nuestro Código Civil: “A falta de capitulaciones… el régimen económico será el de la sociedad de gananciales”.

Con la creación de la sociedad de gananciales, aparece una figura jurídica que en adelante será la adjudicataria de la mayor parte de los bienes, activos o deudas que adquieran los cónyuges. De esta forma, los contrayentes pasan a ser dos socios al 50% de esta sociedad. Cualquier deuda o ganancia patrimonial que obtengan por separado, será contraída para la sociedad de gananciales y por lo tanto en conjunto, por mitad cada uno. Únicamente será privativo (exclusivamente perteneciente a un solo cónyuge) aquellos bienes o deudas que establece el artículo 1346 del Código Civil. Por ejemplo lo adquirido por una herencia siempre será privativo, aunque exista régimen económico de gananciales.

Antiguamente esta institución era necesaria para hacer partícipe a la mujer en las ganancias de su marido, ya que era habitual que en la sociedad de entonces la esposa no desarrollase más profesión que la de ser ama de casa. De esta forma, aquel patrimonio que iba generando el esposo se creaba en conjunto y les pertenecía a partes iguales. En la actualidad da la impresión de que la institución de los gananciales ha quedado obsoleta por no resultar demasiado útil. La mujer trabaja igual que el marido, ambos generan sus ingresos. En caso de que existan gastos en común pueden crear una cuenta bancaria conjunta para sufragarlos y si desean que un inmueble les pertenezca por mitad pueden adquirirlo conjuntamente a través de un proindiviso y que figure a nombre de ambos. Lo que ha hecho disminuir la utilidad de la institución.

Abogados capitulaciones Matrimoniales

Gracias a las capitulaciones matrimoniales los cónyuges o futuros contrayentes pueden modificar su régimen económico matrimonial y pactar la separación absoluta de bienes en cualquier momento: con anterioridad al enlace matrimonial o durante el matrimonio. Es lo que dicta el Código Civil en su capítulo 1326: “Las capitulaciones matrimoniales podrán otorgarse antes o después del matrimonio”. Incluso puede liquidar la sociedad de gananciales que existió entre ellos con posterioridad al divorcio. Es sencillo, un abogado escuchará cuales son las necesidades que solicita la pareja y redactará un borrador para pasarlo por una Notaría para que lo eleve a público. “Para su validez, las capitulaciones habrán de constar en escritura pública”, artículo 1327 del Código Civil.

Nosotros recomendamos que se otorguen capitulaciones matrimoniales antes del matrimonio. De esta forma no habrá que realizar liquidación de la sociedad de gananciales en caso de que hayan adquirido bienes o deudas durante el tiempo que haya durado el mismo. Además la ventaja es que las capitulaciones matrimoniales realizadas antes del matrimonio surtirán efectos con posterioridad al enlace.

Tienen capacidad para otorgar capítulos matrimoniales los mayores de edad o menores emancipados. Sin embargo, se permite que el menor de edad, que con arreglo a la ley pueda casarse, pueda pactar el régimen de separación de bienes o el de participación por capitulaciones matrimoniales sin el consentimiento de sus padres. (Art. 1329 CC).

En cuanto a su forma, el Código Civil exige que sea en escritura pública, es decir, ante Notario. Es interesante señalar que se puede pactar cualquier régimen económico, y no sólo el de separación de bienes. Así lo regula el artículo 1325 del Código Civil: “podrán los otorgantes estipular, modificar o sustituir el régimen económico de su matrimonio o cualesquiera otras disposiciones por razón del mismo”. Hay tantos regímenes económicos como la imaginación de los cónyuges sea capaz de idear.