Procedimiento del divorcio en Madrid

Lo primero que conviene hacer es encontrar al Abogado. Una conversación con él, a ser posible una cita presencial, para explicarle cual es la modalidad del divorcio. Que nos explique las alternativas que podamos tener, lo que necesitamos saber, qué documentación hace falta, y sobretodo, que nos presente un presupuesto, si es posible por escrito.

Luego, para comenzar a preparar los trámites del divorcio, será necesario reunir todos los documentos que nos soliciten (certificado de empadronamiento, certificados de matrimonio/nacimiento de hijos o en su defecto copia del libro de familia, escrituras públicas…). Al mismo tiempo, definir cuales van a ser los acuerdos que se van a reflejar en el convenio regulador. Hay que regular un nuevo orden jurídico para dar continuidad al progreso del conjunto del núcleo familiar.

Redactado correctamente el convenio regulador, reunida la documentación y preparada la demanda, se contratan los servicios de un Procurador para que la presente en el Juzgado competente territorialmente a los cónyuges, que será el de su último domicilio común, o en defecto de aquél, el actual de cualquiera de ellos. Este Procurador presentará la demanda de divorcio en Decanato de los juzgados. Por turno se repartirá a un Juzgado, que a su vez señalará una fecha para la ratificación, aproximadamente en el plazo de tres a cuatro semanas.
El Abogado comunicará a los cónyuges lugar (número de Juzgado y dirección), fecha y hora en que deben comparecer en el Juzgado. La única documentación necesaria que deben llevar ese día son sus respectivos DNI. Cuando sean llamados a ratificar, entrarán por separado al juzgado y realizarán dos actos:

  • A – Firmarán el Apud Acta, documento por el cual designan al Procurador competente para representarles exclusivamente en ese procedimiento de divorcio.
  • B – Firmarán la ratificación del divorcio. Para lo cual previamente se les exhibirá una de las copias originales del convenio regulador que habían suscrito en el despacho del Letrado. No es necesario leerla, tan sólo reconocer su firma en todos los folios.
Realizado este trámite ya estarán ratificados y podrán marcharse. En caso de que alguno de los cónyuges necesite justificante para el trabajo, deberá solicitarlo en el momento en de la ratificación al Abogado o Procurador que le asista. Los cónyuges ya no tendrán que volver al Juzgado. Harán seguimiento del procedimiento a través de su Letrado.
En caso de que existan hijos menores de edad o incapacitados, el expediente del procedimiento seguirá su cauce y emprenderá ruta hacia la Fiscalía de Menores. El Fiscal examinará los acuerdos referentes a los menores y en caso de que manifieste su conformidad, emitirá informe favorable respecto del convenio regulador. Ordenando el retorno del expediente al Juzgado correspondiente. Este trámite puede tardar alrededor de un mes, dependiendo del volumen de trabajo que tenga el Fiscal asignado.
Resueltas las conformidades de todas las partes que intervienen en el objeto del divorcio, el Juez tendrá que emitir sentencia estimatoria, declarando la disolución del vínculo matrimonial y elevando a público todos los acuerdos suscritos en el convenio. Para obtener los testimonios de la sentencia, habremos de esperar que esa resolución sea firme, calculemos dos semanas.
Una vez emitidos los testimonios de la sentencia, que incorporan el convenio regulador en papel judicial, el Juzgado los mandará al Procurador. Quien a su vez, los entregará al Abogado. Y éste llamará a los clientes para indicarles que ya puede entregárselos.
El Juzgado, de oficio, mandará la resolución al Registro Civil donde esté inscrito el matrimonio. El cual realizará anotación marginal del divorcio en el archivo del mismo. Momento en el cual, solemnemente y frente a terceros, el matrimonio estará disuelto. Pudiendo contraer matrimonio de nuevo cualquiera de los divorciados.